viernes, 14 de noviembre de 2008

LA RECREACIÓN Y SU IMPORTANCIA PARA LOS ADULTOS

LA RECREACIÓN Y SU IMPORTANCIA PARA LA TERCERA EDAD
El hombre es un ser social, es imposible deslindarlo de la vida en especial, la vejez que no implica un deterioro catastrófico, al contrario es valioso e importante ya que se obtiene experiencia y aprendizajes, de allí que la vejez, representa la última etapa del ciclo vital, y como las etapas procedentes, tiene sus aspectos positivos y negativos, sus satisfacciones y dificultades. La vejez no debe ser considerada como sinónimo de enfermedad. Las formas y características que se vive en este período están condicionados en gran medida por la imagen social predominante en cada cultura, más que por los aspectos intrínsecos de cada sujeto.
Dentro de este orden de ideas, el envejecimiento es un proceso universal objetivo y subjetivo, así lo establece Millar (1999) quien señala:
Desde el punto de vista objetivo, el envejecimiento comienza con el nacimiento, pero se asocia más con la edad adulta y sobre todo con la ancianidad. Cronológicamente y legalmente, se considera adulto mayor a la persona de 65 años o más. La edad subjetiva puede estar relacionada con sentimientos personales, edad personal, edad cognitiva, edad social, edad de fenotipo, edad comparativa y edad percibida o auto percibida (p. 381)

Esto conlleva a pensar que la vejez siempre ha sido considerada más como una condición que como un proceso, sin embargo estamos hablando de un proceso lento y gradual que se manifiesta de manera diferente según la persona, es una continuación del ciclo biológico humano. A nivel mundial, en la actualidad se ha observado con detenimiento desde el punta de vista socio-político el fenómeno relacionado con el aumento de la expectativa de vida y por en de el envejecimiento de la población, sobre todo de aquellos países donde la economía y la tecnología se han desarrollado a gran escala en función de mejorar la calidad de vida y dar frente de esta forma a los problemas globales. En América Latina y el Caribe, de acuerdo a los datos suministrados por el Centro de Estudios Políticos para América Latina (2002), la población total de latinos para el año 2000, sobrepasaba los 490 millones de personas, de los cuales 42 millones son considerados dentro del rango de población adulta mayor.
Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS, 1947), señala como uno de sus principios el derecho a la salud y la define como: "un bienestar físico, mental y social, y no simplemente la ausencia de una enfermedad" (p. 82). A este respecto en la conferencia Internacional de la OMS realizada en Alma Ata (citada por Jiménez, 1988), se declara que: la vía para hacer realidad esta meta es la atención primaria ya que esta no se limita a la actividad puramente asistencial sino que amplia sus objetivos hacia la educación y prevención de la salud y que el primer componente estratégico de la atención es la educación para la recreación del Adulto Mayor, que tiene como finalidad inculcar actitudes, hábitos y conocimientos que capaciten al adulto mayor a mejorar y proteger su propia salud, la de su familia y comunidad.
Esto demuestra que; la recreación como medio para satisfacer la salud del adulto mayor, no es un factor ajeno ni relegado en el desarrollo socioeconómico de un país, por el contrario es una necesidad social que permite llegar al permanente enriquecimiento físico y espiritual del ser humano. El hombre en cada una de sus etapas incluyendo la vejez, debe recibir una educación y orientación adecuada que le permita tener pleno disfrute de su salud. Las personas de 60 años y más como parte importante de cualquier comunidad son elementos claves para la aplicación de programas educativos en la salud, dentro del proceso educativo existe un aspecto olvidado que constituye la recreación para la salud del adulto mayor.
IRAIMA UZCATEGUI